EJEMPLOS DE ORACIONES EXCLAMATIVAS





Las oraciones exclamativas son aquellas oraciones  que presentan un  mensaje expresado con énfasis o muy intensamente.

 En una oración exclamativa el emisor expresa sus emociones, estados de ánimo y sentimientos utilizando un tono particular. 
 
Puede ser un mensaje para una persona determinada o solo una expresión para nosotros mismo o para nadie en particular.

Este tipo de oraciones van acompañadas con los signos de admiración (¡!) al principio y al final de la oración. Aunque también se dan algunos casos en los que se utilizan oraciones exclamativas indirectas; es decir, aquellas que no utilizan los signos de admiración o exclamación.

¡Que no toques ese celular!
¡Obedece cuanto te diga algo!
¡No puede ser!
¡Santo Dios!
¡Guau, por fin lo lograste! 

Cualquier oración enunciativa se puede convertir en exclamativa.  Para convertirla se usan los signos de admiración o exclamación ya mencionados..

Olvidé traer el libro a la clase. (Oración enunciativa)
¡Olvidé traer el libro a la clase! (Oración exclamativa) 

En el primer ejemplo, solo se está dando cierta información sin saber qué está sintiendo el emisor del mensaje; no es algo que quede claro en una oración enunciativa. Por el contrario en la exclamativa podría ser que el emisor está asustado, sorprendido o enojado.


 Ejemplos de oraciones exclamativas: 

Las oraciones exclamativas son aquellas en las cuales se está expresando un mensaje con intensidad o énfasis.

¡Caray, cuánto tiempo ha pasado desde que nos vimos por última vez!
¡Pero cuánto escándalo están haciendo esos  gatos!
¡Vaya con este tipo tan despota!
¡Vaya con la mujer esta!
¡Qué increíble lugar!
¡Qué fantastico!
¡Qué bien lo hiciste!
¡Qué mal!
¡Qué mala suerte tuviste!
¡Qué bella chica!
¡Qué guapo estás!
¡Qué bien que has venido!
¡Qué bueno está este partido!
¡Qué genial!
¡Qué asco de actitud!
¡Qué mujer! No puedo creer que sea así de complicada.
¡Qué feliz me siento de que estés aquí!
¡Qué te pasa, a que le tiene miedo!
De verdad, ¡qué extraordinario!
En serio, ¡qué maravilloso!
O sea, ¡qué desgraciadoe eres!
¡Qué grande eres!
¡Qué genio!
¡Ojo con lo que haces!
¡Qué grandísimo tonto que te has vuelto!
¡Por Dios!, ¿Cuándo vas a madurar?
¡Si vieras cuánto me duelen tus palabras!
¡Si estará desequilibrada la joven esa!
Estábamos tranquilos y de pronto ¡boom!
¡Vamos! No puedes decir esto justo ahora.
¡Uf! Hace demasiado calor últimamente.
¡Llegó el momento decisivo!
¡Ven aquí conmigo!
¡Hace mucho frío!
¡Uy! ¡Cuánto amor!
¡Tengo mucho miedo!
¡Ni quien quiera estar contigo!
¡Qué alegría volver a verte!
¡Al mal paso, darle prisa!
¡Te extraño!, ya regresa por favor.
¡Pero qué horror!
¡Pero qué locura!
¡Ya te he dicho que no quiero ir!
¡Me gustas tanto!
¡Terrible disgusto que me has dado!
¡Me asustaste!
¡A palabras necias, oídos sordos!
¡Ya vámonos de aquí!
¡Me muero sin ti!
¡Si serás bobo!
¡Quién te viera con auto nuevo y todo!
¡Pero que feo!
¡Ya quiero que sea mañana!
¡Viva México!
¡Quiero un helado de chocolate!
¡Quiero llorar!
¡Qué tío!
¡Qué maravillosa vida!
¡Cómo estudias!
¡Cómo mola!
¡Ay dios mío, cómo me gusta!
¡Vaya! Me has dado una enorme sorpresa.
¡Cuántas mentiras dice este hombre!
¡Qué baje dios y lo vea!
¡Mira lo que has hecho!
¡Viva!, somos los mejores.
¡Shhh!, de verdad no me dejan escuchar.
¡Estás bellísima!
¡No quiero saber más de ti!
¡No me mires así!
¡Deberías tener más cuidado con lo que haces!
¡Muchísimas felicidades!
¡Qué tienes razón en todo!
¡Salud!
¡Válgame Dios con tu actitud!
¡Pero qué extraordinariamente bien jugaste!
¡Cuán ingenioso eres!
¡Cuán bello es este momento a tu lado!
¡Cuán preciosa luces esta noche!
¡Cuán genio es!
¡Menudo griterío se cargan!
¡Menuda prisa que tienes!
¡Menudo baile el de anoche!
¡Bonita cosa contigo!
¡Mucho ayudas con tu actitud, eh!
¡Vieras cuánto me importa!
¡Imagínate tú el tremendo disgusto que me llevé!
¡Ya puedo imaginarme a los padres de ese joven!
¡Qué mal te fue!
¡Me encanta tu idea!
¡He perdido todo!
Si tan solo pudiera verte otra vez, ¡Guau! qué lindo sería.
¡Válgame! Ya se hizo de noche.
¡Esto es estupendo!
¡Ay mi madre que me muero!
¡No vuelvas a tocarme!
¡Ya entiendo por qué no podías ir!
¡Yo puedo solucionar ese problema!
¡Por un demonio!
¡Qué ideas más raras tienes!

Publicar un comentario

0 Comentarios