RECOMENDACIONES BÁSICAS DURANTE EL EMBARAZO

 

El embarazo es una etapa muy importante para toda mujer. Sin duda, la gestante experimenta una serie de cambios tanto físicos como emocionales, que van a repercutir mucho en cómo se desenvolverá en su vida de ahora en adelante.

Por ello, para garantizar que el embarazo se desarrolle de la mejor manera posible, es importante que se tomen en cuenta algunas recomendaciones básicas, que señalamos a continuación

1) Mantenga un estilo de vida saludable

Durante el embarazo, enfóquese en una alimentación de calidad, que incluya ácido fólico, vitamina b, calcio, hierro, entre otros. Su médico de cabecera le recomendará suplementos vitamínicos para consumir diariamente.

Procure evitar comer grasas en exceso, dulces, bebidas gaseosas, carbohidratos simples etc. Un nutricionista podrá ayudarlo con una dieta adecuada a esta etapa de su vida.,

Recuerde que su cuerpo está albergando una vida y su bebé tomará de su organismo todo lo que requiera para desarrollarse saludablemente.

Todo exceso es malo y si come mucho puede afectar su salud y también si está demasiado delgada o débil, puede afectar el crecimiento de su bebé y causarle a usted problemas para su salud.

2) Mantenga su actividad diaria

Muchas mujeres experimentan síntomas molestos los primeros meses. Esto muchas veces influye para que en el primer trimestre no se suba de peso, sino por el contrario, se pierdan algunos kilos a causa de las náuseas y malestares del embarazo.

Sin embargo, también hay el caso de gestantes que no sienten ningún tipo de molestia o malestar, subiendo de peso rápidamente.

También se da el caso que apenas se supera el primer trimestre, que es el de mayor riesgo, se abusa de la alimentación.

Sea cuál sea el caso, intente mantener su actividad diaria de forma normal, sin que implique un sobreesfuerzo (especialmente el primer trimestre, cuando hay mayor riesgo de pérdidas).

Recuerde que debe asistir a los controles periódicos con su médico de cabecera, quién podrá recomendarle algunas actividades como ejercicios suaves, caminata, baile ligero, trotar, gimnasia, etc.

Las mujeres que suelen llevar una rutina de ejercicio regular durante el embarazo, tienen un trabajo de parto y recuperación más rápidos y fáciles.

A medida que el embarazo avance, su médico podrá sugerirle que actividades hacer en su rutina diaria. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden hacer ejercicio dependiendo de cuál es su etapa de embarazo, pero siempre debe consultar a su médico. No abuse, su cuerpo está albergando una vida.

3) Busque rutinas de ejercicios ligeros y de bajo impacto

Entre las actividades deportivas que puede usted puede llevar, estarán los ejercicios de bajo impacto y de poco riesgo como las caminatas, estiramientos, pilates, aeróbicos, entre otros.

Mantener una rutina diaria activa es muy beneficioso tanto para usted como para el bebé. Sin embargo, seguir ejercicios incorrectos puede ser perjudiciales. Solicite consejo médico para elegir cuales son los recomendables.

4) Asista a sus controles periódicamente

Desde que usted se entera de que está embarazada, deberá de asistir puntualmente a sus controles. Esto es muy importante porque mediante ellos, el médico podrá ver que su embarazo está yendo correctamente.

Los controles ayudan a ver cómo va tanto su estado físico como la evolución de su bebé. Su médico de cabecera le recomendará que se realice determinados exámenes y calculará el crecimiento aproximado de su bebé.

Los controles le ayudarán a detectar a tiempo si sufre algún problema de salud que requiera atención (como anemia, infecciones, alergias, asma, etc), y que pueda ser controlado con asesoría médica.

5) Evite las sustancias dañinas

Si ama el cigarro, el café, té, bebidas alcohólicas, usa pastillas para dormir o ciertos medicamentos sin receta, durante el embarazo deberá dejar de lado muchos de estos productos. Seguir consumiéndolos puede afectar severamente a su bebé.

6) Siga una dieta saludable

Muchas veces la frase “comer por dos” suele ser malinterpretada, lo que conlleva a que la futura mamá suba kilos en exceso, que le será muy difícil de perder después del nacimiento del bebé.

Este sobrepeso no solo puede ser difícil de controlar, también puede incluso influir en que haya riesgo de diabetes gestacional o incluso, problemas de preeclampsia en el embarazo.

Lo recomendable es que durante el embarazo la gestante suba entre 8 a 10 kilos de peso como máximo.

No obstante, recuerde que será su médico de cabecera (ginecología, obstetras o nutricionistas) quienes le asesorarán correctamente, dado que es distinto cuando se empieza el embarazo son mucho sobrepeso o con un peso menor al normal.

Una dieta nutritiva ayudará a que siga su embarazo saludablemente. No es recomendable que reduzca las calorías a medida que pasen los meses, porque podrían dañar a su bebé.

Si empieza su embarazo con su peso normal, deberá aumentar aproximadamente 300 calorías diarias a su alimentación diaria, las mismas que deberán de proceder de carbohidratos complejos, frutas, yogur, etc

Recuerde que la ingesta calórica dependerá de cada mujer, porque si comienza el embarazo con poco peso o muy delgada, es probable que le recomienden ingerir más de 300 calorías adicionales al día. Lo mismo se aplica en caso esté embarazada de más de un bebé.

En caso inicie el embarazo con sobrepeso, el nutricionista será su mejor aliado para prepararle una dieta muy sana y deliciosa, que ayude al desarrollo de su bebé, sin que afecte la salud de ambos.

La dieta debe incluir menestras, carnes magras, frutas, verduras, panes integrales, productos lácteos con poca grasa, etc. Evite los pescados y huevos crudos.

Es muy importante no olvidarse de consumir ácido fólico antes y durante los primeros 3 meses de embarazo, porque ayuda a prevenir el labio leporino, defectos del tubo neural, así como abortos y partos prematuros.

Su médico deberá indicarle cuanta es la cantidad diaria recomendada y durante cuánto tiempo debe consumirlo.

7) Prepare su rutina diaria para la llegada de su bebé

Muchas madres están trabajando durante la dulce espera, por lo que deberá tramitar con su empleador sus futuras licencias pre y posnatal, así como coordinar quién las reemplazará durante este tiempo.

La licencia suele ser de 3 meses y muchas madres optan también por unir sus vacaciones, para pasar más tiempo con su bebé.

Del mismo modo, deberá tener reconocidos derechos como son una hora de lactancia materna una vez se reincorpore al trabajo. En muchos países, también se da una licencia a los padres, que puede ser de una semana.

Una vez que su bebé llegue a su hogar, deberá de organizar su tiempo, en caso tenga que reincorporarse a su trabajo, dado que algún familiar o personal de servicio, debe ver su atención.

Publicar un comentario

0 Comentarios